martes, 16 de diciembre de 2008

Historias anónimas


Hace unos años, Isabel Coixet afirmaba que hacía publicidad porque del cine no podía vivir. Sin embargo, ahora sus películas son rentables. “Al final, seas el director que seas, incluso los más consagrados, eres siempre lo que es tu última obra”, declaró Coixet para elpais.com. “La ventaja es que yo hago cosas con un presupuesto moderado, que tienen un público con el que conecto bien, que vive mucho las películas, las aprecia”.

Coixet afirma que “el tiempo entre terminar y el estreno es lo peor”, tanto que durante la espera se “suicidaría cada cinco minutos”. La cineasta asegura que al ver la película en la pantalla teme percibir que “hay un trecho entre lo que uno quiere y lo que uno consigue”. Además, Coixet está tan sumida en su tarea que confiesa que durante un tiempo sus personajes son más reales que la gente con la que se cruza.

A Isabel lo que le interesan son las historias pequeñas, anónimas; aquellas escondidas en cualquier rostro o lugar; las vidas de personajes que sobreviven gracias al silencio, que van pidiendo abrazos por la calle o que pasan horas en lavanderías, recostados en una butaca y dejándose llevar por el runrún de las lavadoras mientras llueve en la calle… “Imagínate. Yo cojo mucho el metro y estoy en el andén y siempre pienso que en el de enfrente hay alguien que va a irse en dirección opuesta a la mía y que ahí hay una gran historia y nunca la encontraré… O voy por un pasillo largo y pienso que al doblar la esquina pasará algo… Lo espero siempre”.

También concede protagonismo a los pequeños detalles, a los gestos. En varias de sus películas aparece algún personaje que llega a casa, abre el buzón y recoge las cartas. “Las cartas son la promesa de algo nuevo”, confiesa Coixet. “Los mensajes que no llegan son muy importantes para mí; hay cosas que has recibido a destiempo, que han cambiado tu manera de pensar sobre una relación; mensajes de móviles que caen en manos extrañas. Oír un mensaje ajeno te abre puertas hacia un mundo que no conoces, te permite fantasear… Yo oí una vez uno de una mujer que se equivocó y, ¡ufff!, fue estremecedor”.

Fuente Imagen: 20minutos.es

2 comentarios:

Bianconera dijo...

Me encanta la frase "me suicidaría cada 5 minutos" jejej parece que no, pero es ocurrente. Aunque no te comente te sigo, y estoy aprendiendo bastante de esta mujer. Siempre está bien saber un poco más de todo.
Sigue así, eres genial escribiendo (toma gerundio). jajajaja.
MATTA NE!!!!!!!!!!!!!

beatriz.anconitana dijo...

Hace poco que descubrí este blog buscando algo sobre mi directora de cine favorita. Ante todo quiero felicitarte por el gran trabajo que has hecho y haces recogiendo información, fotos y tus propios comentarios sobre Isabel Coixet.
Te sigo y hoy me he decidido por fin a comentarte porque me ha gustado mucho el texto.
A mi también me encantan las historias mínimas de gente anónima que lucha cada día por sobrevivir, como las que le gustan a Isabel.

Gracias por este blog, sigue así